MUHBA Plaça del Rei

El Conjunto Monumental de la Plaza del Rei es el núcleo fundacional del Museo de Historia de Barcelona desde su creación en 1943.

El hecho que determinó el origen del Museo de Historia de Barcelona fue el traslado de la Casa Padellàs, piedra a piedra, desde la calle Mercaders hasta el solar de la plaza del Rei que estaba en la esquina con la calle Veguer, en 1931, como consecuencia de la apertura de la Via Laietana.

Las obras de cimentación de la casa en su nuevo emplazamiento permitieron descubrir los restos de una parte importante de la antigua Barcino y dieron lugar a una ambiciosa intervención arqueológica en la plaza del Rei, que continuó hasta la Guerra Civil. Este hallazgo, junto con la recuperación del Palacio Real Mayor gracias al desmantelamiento del Museo de Santa Àgata y la rehabilitación del Salón del Tinell (ocupado hasta 1936 por la comunidad del antiguo convento de Santa Clara de Barcelona), confirmaron la idoneidad del Conjunto Monumental de la Plaza del Rei como emplazamiento para el proyectado museo de historia de Barcelona.

Los restos que incluye el Conjunto Monumental de la Plaza del Rei abarcan la Barcino romana del siglo I a. C., la Barchinona visigótica del siglo vii d. C. y la Barcelona medieval del siglo xiii.

La visita al subsuelo permite pasear por las calles de la Barcelona romana, acercarse a la muralla de la época, entrar en una tintorería del siglo ii d. C., contemplar los vestigios de la primera comunidad cristiana de la ciudad, etc.

El conjunto se completa con importantes edificios medievales, como el Palacio Real, la capilla de Santa Àgata o el palacio gótico conocido como Casa Padellàs. En este último edificio se ubican las exposiciones temporales dedicadas a la Barcelona moderna y contemporánea.

Información complementaria

Guia del centro

Guias de historia urbana

Plano Conjunto Monumental

Lavandería y taller de tintes

En el siglo II dC, Barcino disponía de un barrio de talleres e industrias de transformación. Estaba situado muy cerca de una de sus calles principales: el Cardo Maximo, donde hoy está la plaça del Rei. En el subsuelo de la plaza aún se conservan un taller de lavandería (fullonica) y otro de tintado de telas (tinctoria). Se pueden ver las pilas donde se lavaba y se enjuagaba la ropa, así como diferentes piletas de tintado. El análisis de estos espacios ha permitido al mundo saber nuevos datos sobre cómo los romanos limpiaban y teñían sus prendas.

 

 

 

 

Factoría de salazón y garum

Restos de una factoría de salazón (cetaria) fechada del siglo III d. C., con las salas en las que se lavaba, troceaba y almacenaba el pescado ya salado. En factorías como estas se elaboraba el garum, una salsa a base de vísceras de pez mezcladas con otros ingredientes como vinagre o aceite. Por lo visto, el garum de Barcino llegó a gozar de cierto prestigio. Como en el caso de la lavandería y el taller de tintes, se han realizado estudios que han permitido concretar algunos ingredientes de esta salsa de la que también hablan los textos clásicos.

 

 

 

 

 

Instalación vinícola

Al lado de la factoría de garum, se conserva una importante instalación vinícola datada entre el siglo III y el IV d. C. En sus dolia se habrían llegado a almacenar unos 10.000 litros de vino. Los rastros de frutos carnosos, levaduras, miel o canela encontrados han permitido reconstruir la fabricación del vino en aquella época.

 

 

 

 

 

Conjunto episcopal de Barcino

El complejo fechado en los siglos IV-VII, que cuenta la historia de la primera comunidad cristiana de la ciudad. Destaca el baptisterio donde fueron bautizados los primeros cristianos de la ciudad, el palacio episcopal e incluso, los vestigios de una iglesia con planta de cruz y cementerio incluido. Este conjunto, uno de los mejor conservados de toda la península, habría ocupado hasta una cuarta parte de la ciudad fortificada.

 

 

 

Barcelona en la Alta Edad Media

Esta sala es la planta baja del antiguo Palacio Condal del siglo XI, que tenía tres pisos de altura y estaba adosado a la muralla romana. Además de las bóvedas de cañón, se han conservado parte de las fachadas, donde se abren ventanas geminadas y triples. Recientemente, se ha ubicado en este espacio la nueva colección permanente dedicada a la Barcelona de la Alta Edad Media. Incluye más de 200 piezas que nos acercan tanto a la vida cotidiana como a la vida política y social de este período.

 

 

 

Capilla de Santa Àgata

Se empezó a construir en 1302, durante el reinado de Jaime II y Blanca de Anjou, bajo la posible dirección del maestro de obras Bertran de Riquer. No es casualidad que se dedicara a una santa procedente de Catania: antes de reinar sobre la corona catalano-aragonesa, Jaime II había sido rey de Sicilia. En buena parte, la capilla está construida sobre la muralla romana. Cuenta con una única nave, cubierta de madera policromada, y destaca su magnífico retablo de la Epifanía, una de las obras más brillantes de la pintura de la época, realizada por el pintor Jaume Huguet. El edificio fue cerrado al culto en el año 1835, y en 1866 pasó a ser el primer edificio reconocido como monumento nacional. Desde 1877 hasta 1932, se convirtió en el Museo Provincial de Antigüedades y, por lo tanto, puede considerársele, en cierto modo, como el primer Museo de Historia de la Ciudad.

 

 

 

Salón del Tinell

Fue inaugurado en 1370. El encargo de su construcción fue hecho por Pedro III El Ceremonioso, y la ejecución estuvo a cargo del arquitecto Guillem Carbonell. La sala tiene unas proporciones espectaculares: 33 metros de largo, 18 de ancho y 12 de altura. El espacio fue transformado en el siglo XVI en Real Audiencia y sede de la Inquisición, y en el siglo XVIII fue convertido en convento de monjas clarisas. Su imponente estructura gótica fue redescubierta y restaurada al marcharse las monjas en el año 1936. Pese a los contrafuertes que ayudan a soportar el peso de la bóveda, en las últimas décadas del siglo XX tuvieron que instalarse unos tirantes de hierro subterráneos para sostener la estructura.

 

 

 

Casa Padellàs

Un buen ejemplo de palacio privado gótico, datado de finales del siglo XV. Inicialmente, estaba situado en la calle Mercaders, pero fue trasladado a la plaça del Rei (1930-1931) debido a las obras de apertura de la Via Laietana. Las excavaciones de sus cimientos permitieron descubrir los impresionantes restos romanos del subsuelo de la plaça del Rei. Hoy, la Casa Padellàs acoge exposiciones temporales de temática contemporánea.

 

 

 

Dirección

Plaça del Rei, s/n
08002 Barcelona
Tel. 93 256 21 00
Fax. 93 268 04 54
museuhistoria@bcn.cat
Veure mapa

Horario de visita

Lunes cerrado, de martes a sábado, de 10 a 19 h y domingos de 10 a 20 h.

Días de cierre anual: 1 de enero, 1 de mayo, 24 junio y 25 de diciembre.

Precio

Entrada combinada para todos los centros del MUHBA

Entrada normal: 7 €

Grupos superiores a 10 personas: 5 €

Entrada reducida: 5 €, menores de 29 años, mayores de 65 años, carnet de bibliotecas de Barcelona, tarjeta rosa reducida, carnet de familia numerosa y carnet de familia monoparental.

Mostrando la entrada del Park Güell hay una promoción del 50% en el precio de la entrada combinada.

Entrada gratuita: menores de 16 años, tarjeta rosa gratuita, miembros del ICOM, Barcelona Card, Asociaciones Museólogos de Cataluña, guías turísticos, periodistas acreditados, pase metropolitano de acompañante de una persona con discapacidad, profesores de enseñanza reglada, primer domingo de mes todo el día y el resto de domingos a partir de las 15:00 h.

Acceso

Metro: Jaume I (L4)
Bus: 120, V17 i 45
Barcelona Bus Turístic: ruta sur (roja)

Calendario